martes, 31 de enero de 2012

La ciudad sin nombre.


Y se fueron a soñar a la ciudad sin nombre
donde el tiempo se detiene a la hora de la siesta,
y los abrazos y las sonrisas 
se hacen eternos.
Esta es la ciudad de los deseos,
donde el pasado no existe,
el presente se hace infinito en un beso
y el futuro no importa, todavía no quiere llegar.
Cerrá tus ojos, bonito, y soñá
que los sueños nos acercan.
Ya estás durmiendo, te siento
Yo desde lejos te miro y te cuido,
(casi, casi te puedo tocar)

sábado, 28 de enero de 2012

Amaia



Esto lo esccribí hace tres años atrás, en el 2009 cuando pasaba por momentos muy duros en mi vida. Aunque hoy no piense exactamente igual, esta carta fue escrita para una niña imaginaria que me ayudaría a vivir. Tal como lo hizo.


Amaia es un ser especial que es, que existe en algún lugar, en alguna dimensión. No la he visto – eso creo- no la conozco porque todavía no ha llegado a mis tiempos. Pero es una niña, una mujer maravillosa. Un ángel. Tiene el cabello largo y yo le hago una trenza. Usa ropa parecida a la mía; faldas amplias, camina descalza y tiene en sus muñecas esas pulseritas que hacen música. Es pálida como yo pero tiene ojos grandes y boca de manzana.


Amaia está por ahí, no sé dónde… todavía no ha sido tiempo de que llegue. Yo la espero, preparo mi vida para su venida. Por ella es que cambiaré mis días, sé que debería haberlo hecho hace tiempo por mí, pero si no he tenido fuerzas o no he sido razón suficiente, sí las tendré por ella que será mi razón. Debo hacerlo por ella.


Amaia será libre, será feliz. Viviré por verla andar. Le enseñaré lo que sé, me enseñará aún más ella lo que sabe. Los niños son más sabios cuanto menos tiempo hayan pasado contaminándose en este mundo. Después, claro, la mayoría se vuelve como nosotros. Vienen con el conocimiento puro de la fuente, del origen universal.


Amaia es un ser puro, blanco, luminoso. La espero, la siento en algún lugar del alma. Sé que ella me elegirá, que aprenderemos la una de la otra. Su aparición en mi mundo me aclarará, me dará sentido. Es mi esperanza, mi ilusión de ser mejor.
La tomaré de la mano, le haré cosquillas. Comeremos frutas en el campo, le diré de los animales, le enseñaré de la naturaleza. Después seguirá su propio camino. Ella me re educará acerca de lo que yo creo que sé de la vida.


Yo un día le diré “hija”; y Amaia un día me llamará “Mamá”. Seremos las mismas, pero con otros nombres. Reales. Pero simples personajes en el teatro de la vida. Cuentos, pero de verdad.

viernes, 27 de enero de 2012

Lindo pero triste 1

Nada de triste, te dije.
Pero el sentimiento excede a las palabras, que no caben en un sms
ni mucho menos acá adentro.
Y entre sueños tuve que despertar para decirte
Que el corazón y las lágrimas me quisieron explotar.
Mi mundo cambió, ¿Sabés? Y es porque te quiero.
Porque es real... aunque el futuro parezca no prometer, yo...
Yo te quiero.

(Había dicho que no te escribiría más pero fue inevitable)


Que pases una linda noche, mi día hoy fue maravilloso.

miércoles, 25 de enero de 2012

Treinta y tres.

Mientras vos soñas, yo guardo esto como parte de mi tesoro.

Muchas palabras, o pocas
cuando a veces esas sobran.
Las lágrimas, querían ser caricias
pero no podemos llorar.

Un abrazo, treinta y tres ahora.
Deseos -todo es deseo-
Vos contabas las horas,
¿Ves que el reloj no existe?

¿Viste? -pensé- Esto es fuerte.
Y tiene un dejo de amargura.
Escuchemos -dije- juntos:
El corazón se nos quiere salir.

No puedo irme ¡Esto es fuerte!
No nos fuimos, estamos ahí.
Y el mundo cambió, 
adentro.

(...)

Las voces se fueron perdiendo
-se volvieron susurros en la noche-

Soñemos.

lunes, 23 de enero de 2012

Lunes a las seis.


Siempre te había mirado desde lejos, y vos no sabías que ese lunes yo me había puesto mi vestido más bonito para vos. ¿O sí sabías? Porque ese día me tomaste de la mano en la fila mientras izaban la bandera. Yo no te miraba, vos tampoco a mí. Serios. Eran las seis de la tarde y nuestros ojos no se encontraron. Pero el mundo se había detenido, y los únicos que existíamos éramos vos, yo y nuestras manos entrelazadas.
No me diste mi primer beso, pero quedaste para siempre en mi alma, a partir de ese lunes de otoño a las seis de la tarde.

domingo, 22 de enero de 2012

Sonrisas.

Son esos momentos cortitos que tal vez no vuelvan...
Hay sonrisas tan dulces e hipnóticas                   
que no se pueden borrar.
Y el corazón que galopa a mil por hora
Las mejillas sonrojadas y los ojitos brillantes

Una promesa de volar por el cielo en bicicleta.
Treinta y dos abrazos
al borde de la cama
 y una siesta en el fin del mundo.

Todo pasa a partir de un momento
que huele a vainilla
en un viaje que nunca se hizo,
suspirando un beso que nunca se dio.
(...)

Qué importa.
Si es que hay sonrisas tan...



Y como de costumbre buscando el sueño sin encontrarlo, mientras (esto escuchaba)
Sí, me puse tonta # mode on.


Te odio pero abrazame igual.

Y como del amor al odio sólo hay un paso, ojalá termine odiándote pronto.

A veces te odio con una fuerza indescriptible. Te odio por no decir ni hacer lo que yo espero. ¿Pero a quién engaño? Si en realidad me estoy odiando a mí misma por amarte cuando sé que es lo último que debería hacer. (y mientras te odio me muero por un abrazo)

Secretos.


  La sigue amando. ¿Es su ex? ¿Ella hace de histérica o todavía siente algo? ¿Es demasiado orgullosa? Yo hablando de gatos (tan naif) y él que los usa como metáforas que no llego a entender. Sé una parte oscura que él no se imagina. Ella conoce esa parte oscura de mi vida también. Son los secretos que nos hicieron conocernos por casualidad. Qué loco como se va por la vida sin conocer pasados ni sospechar presentes. ¿Él la amaría igual? Tal vez sí. Pero, qué gracia tendría si supiéramos todo. Ella es perfecta así. Y el  amor de él también. ¿Y cómo terminará la historia? No importa, hay secretos que mejor no descubrir nunca. Su amor es así de ideal.

sábado, 21 de enero de 2012

Lo que la lluvia se llevó.


Qué es el pasado sino hojas secas
que pisamos con los pies descalzos?
Crujen, chillan, se rompen.
Se hacen polvo y se las lleva el viento.
y los recuerdos son instantáneas en blanco y negro
que aparecen cuando se activa el interruptor de la nostalgia.
Donde hubo fuego, cenizas no quedan.
Ni eso, no te engañes.
Ya no te extraño,
 esta noche no.
(...)
Llueve.

Será posible que la lluvia me ponga siempre tan boluda?

¿Cómo hacés para dormir cuando llueve tanto?


 Esto escuchaba mientras escribía: (Thinking about you) 
1.
Me gusta saber que estás ahí
en aparente silencio
Más me gusta oír tu risa
pero con sólo saber que estás ahí,
aunque la ansiedad por saber cómo sigue
me perturbe el sueño,
(hoy sos parte de mi insomnio)
no me siento tan sola.

2.
El corazón que se quiere salir
 los ojos cerrados
la respiración en la nuca
mi pelo rozando tus labios,
tu pecho sobre mi espalda
el objeto de mi deseo, tuyo.
Y tus rodillas perfectamente acomodadas
sobre el dorso de las mías.


3.
Quiero en el medio de la noche,
sentir tu respiración agitada
Jadeante, perturbado y excitado,
te quiero.

4.
Ya vamos a dormir, nene?
Que está por amanecer.
Vos allá, yo acá
Y uno de estos días
nos encontramos en la plaza a las tres
en el banco de siempre
donde el sol te pegue en la cara
y tus ojos se vean de color miel.


No ha parado de llover y la ventana está entreabierta.

jueves, 19 de enero de 2012

This is a true story, ladies.

Here I am honey... I`m yours!
Me contó una amiga, que a una amiga le contaron (!) que cierto energúmeno del pasado le había enviado al celular una foto de su gran "vergüenza" izado a media asta.
A ver, qué sorcho pensaste? Que la otra iba a correr a llorarte:
"Oh, I`m so sorry about everything.... I`ll forgive you, I don`t care if you cheated on me or if you used to watch porn every night. I don`t mind for the only reason that you have that ...PITO GRANDE."
Por diorrr pibe! No seas pelotudo.

(Esto pasó, pasa y seguirá pasando)

miércoles, 18 de enero de 2012

Él, Vos, Aquél y Yo.

Ya no sé hace cuántos domingos que no te veo. Y la casa es un desastre.
Tres, dos, uno, yo y ninguno.
Como si no tuviera suficiente.
Siete cigarrillos apagados frente a una sonrisa pixelada.
Una carta, varios poemas sin título ni dedicatoria.
Un corazón agolpado en la camisa azul.
La taquicardia eterna y el insomnio.
Dos manos con un pasado inconfesable.
Tu narcisismo insoportable  y  mi falsa modestia.
Un café, noches largas y pocos días.
Él, vos, aquél y yo.

The truth is not what you know, it`s what you feel.

Mentira!
Y claro, de vez en cuando tiene esos arranques de locura irracional. Dice güevadas no más. Bonita ella, que le pasa tan seguido; es un animalito del bosque a veces.

Mientras dormís 2.

Qué lástima que no tuvimos el gusto de conocernos, no?
Vos con tantas ganas de abrazar y yo…
Bueno, yo soy un poco más arisca pero igual si querías me dejaba, eh.
Pero digo, realmente es una pena.
Mirá que yo había aprendido a dar besos.
No, no es que estuve ensayando con el espejo para impresionarte.
Son sólo técnicas que aprendí jugando a la botellita.
También aprendí otras cosas, un poco de todo, bah.
Y si me enteraba antes, también hubiera sabido cómo acariciarte el pelo.
Pero, hay pasados innombrables.
Presentes que se enredan y futuros que no nos prometen.
Qué lástima, estoy segura de que vos y yo, nos hubiésemos querido mucho.
Amigos? :)
nah... son cosas que uno dice en la siesta.

Mientras dormís.

...Suena en secreto una melodía dulce, la más. Mientras tus ojos están cerrados.
 Entonces… ahora sí podemos ir de paseo despacito en tu bici como me prometiste, que la lluvia está empezando a besar y esta canción nos hace cosquillas en la panza.
 ¿Querés?
 Porque esta tarde mientras soñás, las ciudades no tendrán nombre, y si seguís dormido te prometo que ahora mismo te puedo abrazar.
(Qué lástima que...)---> to be continued