miércoles, 25 de enero de 2012

Treinta y tres.

Mientras vos soñas, yo guardo esto como parte de mi tesoro.

Muchas palabras, o pocas
cuando a veces esas sobran.
Las lágrimas, querían ser caricias
pero no podemos llorar.

Un abrazo, treinta y tres ahora.
Deseos -todo es deseo-
Vos contabas las horas,
¿Ves que el reloj no existe?

¿Viste? -pensé- Esto es fuerte.
Y tiene un dejo de amargura.
Escuchemos -dije- juntos:
El corazón se nos quiere salir.

No puedo irme ¡Esto es fuerte!
No nos fuimos, estamos ahí.
Y el mundo cambió, 
adentro.

(...)

Las voces se fueron perdiendo
-se volvieron susurros en la noche-

Soñemos.

2 comentarios:

  1. Gracias por el comentario, ya te sigo besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo tu texto. Me gusta mucho.

    Besos

    ResponderEliminar